Nuevo estudio muestra que el cannabis no reduce el Cociente Intelectual, pero el alcohol sí

Un nuevo estudio revelado esta semana muestra que a pesar de alegaciones pasadas, la marihuana no afecta el Cociente Intelectual. La investigación, llevada a cabo por el University College of London, fue presentada este martes en la Conferencia Europea de Neuropsicofarmacología en Berlín.

El estudio longitudinal se realizó en más de 2000 estudiantes. Los investigadores estudiaron a sujetos una vez a los 8 años y de nuevo a los 15– nacidos entre 1991 y 1992. Como el  Washington Post reportó, el estudio encontró

“Ninguna relación entre el uso de cannabis y Cociente Intelectual inferior a la edad de 15 años, cuando factores de confusión –uso de alcohol, uso de cigarrillo, educación maternal y otros– fueron tomados en cuenta. Ni siquiera el uso intensivo de marihuana estuvo asociado con el Cociente Intelectual.”

Esto contrasta fuertemente con los hallazgos de un estudio de la Universidad de Duke, publicado internacionalmente en 2012. Dicho estudio afirmaba que el uso de marihuana en la adolescencia llevaba a una disminución irreversible del Cociente Intelectual –un promedio de 8 puntos. Aunque los científicos inmediatamente se opusieron a la eficacia del estudio de Duke, los hallazgos del University College of London son los más recientes en demostrar que eso es erróneo.

Como el autor principal, Claire Mokrysz, notó,

Este es un mensaje potencialmente importante de salud pública –la creencia que el cannabis es particularmente dañino puede desviar la atención y consciencia de otros comportamientos potencialmente dañinos.”

De hecho, la única sustancia que el estudió encontró que disminuye el Cociente Intelectual es el alcohol, una droga autorizada por el gobierno.

Mientras que el cannabis, una planta en gran medida prohibida, mejora una variedad de dolencias médicas, el alcohol es generalmente perjudicial y adictivo. Incluso el estado, quien permite el consumo de alcohol, reconoce los riesgos del alcohol para la salud y admite que incita a la violencia.

De igual manera, los calmantes farmacéuticos, que pueden pueden ser altamente adictivos, son cada vez más abusados por los adolescentes, matan a más personas que las drogas que el estado prohíbe y permanecen perfectamente legales. Esto es porque son aprobados por una agencia que trabaja con las compañias farmacéuticas.

Similarmente, los químicos tóxicos son considerados legales y seguros (como lo son comidas y pesticidas aprobadas por la FDA (Food and Drug Administration) y la EPA (Environmental Protection Agency) porque las corporaciones pagan por un trato especial.

Mientras tanto, drogas consideradas peligrosas por el gobierno permanecen ilegales y sancionadas. La marihuana no es la única; El LSD, los hongos “mágicos” (o alucinógenos) y el MDMA son reconocidos cada vez más como beneficiosos, habiendo demostrado que pueden curar exitosamente problemas de adicción, ansiedad, depresión, TEPT (Trastorno por estrés postraumático). Sin embargo permanecen en la categoría de Clasificación I, según la Ley de Sustancias Controladas, descrita por la DEA como:

“Drogas, sustancias o químicos, definidos como drogas sin uso medicinal aceptado actualmente, y con alto potencial de abuso. Drogas en la Clasificación I son las más peligrosas de todas las clasificaciones, con severa dependencia potencial, tanto psicológica como física.”

Los calmantes no se encuentran en la lista, ni el acohol.

El estudio del University College of London sí encontró que entre los usuarios con mayor consumo de marihuana, los resultados de las pruebas promediaron 3% más bajo, advirtiendo que igual hay desventajas en el consumo. Sin embargo, como Mokrysz notó,

“El enfoque actual en los presuntos daños del cannabis puede estar ocultando el hecho de que su uso está usualmente correlacionado con el de drogas más fácilmente accesibles y posiblemente factores de estilo de vida. Esto puede ser de igual o mayor importancia que el cannabis en sí”.

Los principales hallazgos del estudio se suman a la creciente evidencia de que la marihuana es mucho más medicinal que dañina. La nueva evidencia se une a la lista de otras alegaciones pasadas sobre la planta que han sido refutadas: que causa cáncer, que es una “droga de entrada” y que conduce a crimen y delincuencia, por nombrar algunos.

Sin importar cuán dañina cualquier droga —legal o ilegal— pueda ser, queda claro que al gobierno no le interesa mantener a la gente a salvo. Por el contrario, su audacia en prohibir sustancias beneficiosas y promover unas más dañinas muestra, no sólo su tendencia hacia la corrupción, sino su creencia de que puede controlar lo que un individuo hace con su cuerpo.

Esta noción es más peligrosa que cualquier droga que el gobierno condene o respalde, pero gracias a los crecientes estudios como el del University College of London, las percepciones y políticas siguen cambiando.

Vía TheMindUnleashed

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s