Uso de MDMA para calmar ansiedad sobre la muerte

x

Phil Wolfson es un psicoterapeuta que perdió a su hijo de 16 años por leucemia hace más de tres décadas. Escribió el libro Noe: A Father-Son Song of Life, Love, Illness and Death acerca de la experiencia de ver a su hijo navegar la adolescencia mientras se rendía ante la enfermedad terminal. Sus experiencias personales, dice, lo colocan en una extraña posición de “mucho conocimiento” cuando trabaja con pacientes que están pasando por una perdida devastadora, así como por síntomas de ansiedad y TEPT (Trastorno por estrés postraumático) que siempre vienen con enfermedades mortales.

“Trabajo con mucha gente, no sólo quienes han perdido a sus hijos, sino quienes están enfrentando alguna enfermedad y/o están pasando por algún tratamiento difícil,” dice. “Esto ha sido parte del trabajo de mi vida y ciertamente aceleró desde que mi hijo se enfermó en 1984. Tengo una cierta sensibilidad y motivación personal en ese asunto.”

El repertorio de Wolfson es único por muchas razones, una de las principales siendo su experiencia integrando psicodélicos en su práctica. En los años 80, antes de que fuera designado ilegal, Wolfson estaba entre un número de terapeutas que usaban MDMA (ahora a veces llamado “éxtasis” o Molly) para ayudar a sus pacientes en sus sesiones de terapia. Los resultados fueron abrumadoramente positivos en la época, pero a medida que más y más personas comenzaron a usarlo como una “droga de fiesta”, el gobierno tomó medidas y lo listó como una sustancia de Clasificación I en 1985. Muchos de los terapeutas que usaron MDMA en aquel entonces han estado luchando por su re-legalización para propósitos médicos.

Esas primeras sesiones de terapia asistidas con MDMA, a la larga, reestructuraron la manera en que muchos terapeutas trabajan hoy, con o sin la sustancia. En vez de hacer entrar y salir por la puerta a los pacientes según una rígida sesión de 45 o 50 minutos, estos terapeutas se sentaban con las personas por el tiempo que fuese necesario para ayudarlos verdaderamente.

Cuando haces psicoterapia con MDMA u otra psicoterapia psicodélica, estás comprometido a estar con las personas por el tiempo que sea necesario,” dice Wolfson. “Entonces, eso en sí mismo es una revolución. Estás allí 3, 4, 5 horas —lo que sea que tome con seres humanos. Muchos de nosotros estábamos desarrollando un enfoque de terapia de sistemas y terapia familiar; no nos importaban las sesiones cronometradas, estábamos más preocupados por “¿Cómo afectamos la vida de las personas de manera positiva? ¿Cómo los ayudamos a crecer?” El movimiento de la terapia familiar fue particularmente interesante en esos aspectos y aún lo es. Estuve muy involucrado en eso, y la psicoterapia con MDMA fue una gran bendición.”

Tres décadas más tarde, Wolfson planea dar MDMA a sus pacientes una vez más. Está programado que él dirigirá un nuevo estudio propuesto de psicoterapia asistida con MDMA en Marin, California,  patrocinado por MAPS (Asociación Multidisciplinaria para Estudios Psicodélicos), organización sin fines de lucro. Seguirá los pasos de 18 adultos diagnosticados con enfermedades mortales, con pronóstico de esperanza de vida de hasta 9 meses, y actualmente con severa ansiedad relacionada con una enfermedad mortal. Evaluará la habilidad de la psicoterapia asistida con MDMA para reducir significativamente sus síntomas psicológicos. El estudio es parte de una serie global de ensayos clínicos en Fase II, que examinarán la seguridad y eficacia de psicoterapia asistida con MDMA para TEPT resistente a tratamiento. Como todos los estudios patrocinados por MAPS, será aprobado por el gobierno, aleatorizado y controlado con placebo.

“De verdad queremos ayudar a la gente a sentir y pensar sobre lo que están haciendo con sus vidas mientras se aproximan a la cuestión de la muerte,” dice.

El protocolo de estudio explica que uno de los objetivos de la psicoterapia asistida con MDMA es ayudar a la gente a encontrar una “perspectiva y orientación hacia la muerte” menos difícil.

“Dado que en esta situación, preocupaciones espirituales, familiares, psicológicas y existenciales, toman una posición de inminente y primordial importancia para muchas personas, el desarrollo de nuevas modalidades de tratamiento que satisfagan estas necesidades es claramente imperativo,” el protocolo señala. “Permitir a los individuos enfrentar enfermedades mortales y todas las dificultades que las acompañan, con dignidad, creatividad, amor, apoyo y bondad, es el impulso primario de este estudio.

Previos estudios de MAPS que evaluaban la psicoterapia asistida con MDMA, han generado resultados muy prometedores. Desde 2014, “MDMA ha sido administrado a 1080 sujetos de investigación tanto en estudios en Fase I como en Fase II,” según los protocolos de estudio de Marin. Y hasta la fecha, sólo un “grave evento adverso” relacionado con las drogas ha ocurrido. Una prueba del principio de estudio, el cual MAPS completó en 2010, fue el “primer protocolo evaluando las aplicaciones terapéuticas del MDMA en ensayos clínicos,” como se explica en el sitio de web de MAPS, y los resultados mostraron mejoras importantes en todos los ámbitos. Un seguimiento a largo plazo (el cual observó a los participantes un promedio de 41 meses post-tratamiento) “encontró que los beneficios persistieron con el tiempo, aunque algunos sujetos recayeron debido a nuevos factores de estrés.” Estudios similares en España y Suiza de igual manera llegaron conclusiones alentadoras. Varios estudios en marcha, los cuales incluyen veteranos de guerra, funcionarios de la ley, víctimas de abuso infantil y agresión sexual, hasta ahora apuntan al éxito.

Wolfson dijo que está personalmente motivado políticamente por el prospecto de traer el MDMA de vuelta a la superficie del mundo terapéutico. Dijo que piensa que la guerra contra las drogas solo promueve el uso de drogas inseguras e innecesariamente llena las prisiones y cárceles.

“Me encanta la terapia asistida con MDMA y pienso que es muy útil, por eso mi motivación es intentar traerla de vuelta y moverla de la ciencia al talonario de prescripción,” dice. “Necesitamos diferentes enfoques al tratar con estas sustancias. La gente las usa, y el hecho es que el año en que ilegalizaron el MDMA, su uso aumentó, de miles de usuarios a decenas de miles, y luego a millones. Las inmensas poblaciones han estado usando los psicodélicos por un largo tiempo, y la cantidad de daño es baja.”

Wolfson dijo que la legalización del MDMA y otras drogas las harían mas seguras porque más educación sobre cuándo y cómo usarlas estaría ampliamente disponible.

“Si fuese legalizado, pienso que el Set y Setting mejorarían vastamente, y cuando algún daño ocurriese, sería mayormente reducido, porque el uso no estaría criminalizado y la gente no iría a prisión por explorar sus mentes y almas.”

Vía Reset.me

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s