La glándula pineal es, literalmente, un tercer ojo.

¿Es posible que usted tenga un tercer ojo que le conecta a dimensiones espirituales? La glándula pineal es referida según New Age Community como “el órgano de intuición y el punto de conexión entre el cuerpo y el espíritu”, pero muy pocas personas comprenden que la glándula pineal es, de hecho, un ojo.

La glándula pineal es una glándula con forma de guisante ubicada en el centro geométrico exacto del cerebro. La etimología de la palabra viene de la raíz “pinea” del latín “piña”. El simbolismo de piña aparece en diferentes culturas antiguas, desde el mundo sumerio, pasando por el griego e incluyendo antiguas tradiciones romanas y representaciones en el vaticano, como la Cortile della Pigna, situada en el Patio de Beldevere.

Es sumamente reverenciada por ser de alta importancia psíquica y espiritual. Se relaciona en la cultura hindú con el sexto chakra: ajna, que a su vez es representando con un bindi. ¿Por qué tantas culturas antiguas estaban obsesionadas con el simbolismo de la glándula pineal, llegando a prevalecer en la actualidad? La respuesta puede ser encontrada en un análisis biofísico del interior de la glándula.

“Bajo la piel, en el cráneo de un lagarto, está el receptor de luz, el tercer ojo, un equivalente evolutivo de la glándula pineal revestida de hueso, que secreta hormonas en el cerebro humano. La glándula pineal humana está privada de acceso para “iluminar” directamente, a diferencia del lagarto, que demuestra la liberación mejorada de su hormona, melatonina, durante la noche. El desafío debe ser entender los mecanismos que regulan la síntesis y liberación de melatonina. La glándula pineal es la imaginación, el ojo de la mente. Estando disecado, el receptor de luz o “la glándula pineal reptil” es muy similar a un ojo con la misma forma y tejido” Dr. Cheryl Craft, Ph.D. Departamento de bioquímica celular y neurobiología, Universidad del sur de California.

Es fascinante que el interior de la glándula pineal tenga, en realidad, tejido retinal compuesto de barras y conos (fotoreceptores) dentro de su revestimiento, justo como el ojo, y esté conectada a la corteza visual en el cerebro. “Los fotoreceptores de la retina son fuertemente similares a las células de la glándula pineal”. Dr. David Klein. La glándula pineal contiene fluido vítreo dentro de sí, al igual que un ojo.

Un artículo en Science News declaró:

“La retina y la glándula pineal son los principales órganos responsables del reconocimiento del cuerpo y el proceso sofisticado de luz externa. Hasta hace poco, estos dos órganos no parecían tener mucho en común y por consiguiente fueron estudiados por un grupo separado de científicos, pero ahora una nueva alianza de investigadores explora las asombrosas semejanzas y apresuran esfuerzos de investigación en ambos campos. Sus conclusiones sugieren que la glándula pineal fuera el precursor evolutivo del ojo moderno. Mientras resultó que el ritmo retinal es independiente de la glándula pineal. Una vez los grupos de científicos comenzaron a trabajar juntos, descubrieron semejanzas sorprendentes, incluyendo la presencia de fotoreceptores.”

Además, un estudio publicado en Experimental Eye Research reveló: “aunque la glándula pineal de los mamíferos sea considerada como indirectamente fotosensible, la presencia de proteínas en la glándula pineal que están implicadas en fototransducción en la retina aumentan la posibilidad de dirigir acontecimientos luminosos ocurridos en la glándula pineal mamífera”.

Es una coincidencia graciosa que el órgano que por muchos miles de años ha sido llamado tercer ojo tenga, en realidad, todos los componentes necesarios para que un ojo funcione. ¿Es posible que cuando las tradiciones antiguas hablaran de un tercer ojo, se refirieran a lo que actualmente conocemos sobre la glándula pineal? Sobre la cima de todo esto, la glándula pineal también, como se piensa, secreta una sustancia química conocida como DMT (N,N-dimetiltriptamina), que lleva como apodo “La molécula del espíritu”. El DMT, como se cree, es la liberación durante el sueño, durante experiencias espirituales o místicas y durante el tiempo de muerte. El DMT, al ser ingerido, tiene los efectos alucinógenos más poderosos que cualquier otra droga. La molécula que se utiliza para obtener una experiencia espiritual resulta estar almacenada en nuestra glándula pineal.

El filósofo francés René Descartes (1596-1650) acentuó la glándula pineal en sus escrituras, llamándola “principal asiento del alma y la parte del cuerpo en la cual el alma, directamente, ejerce sus funciones”. Él afirmó que esto era el centro donde el alma y el cuerpo interactuaban y recibían mensajes divinos. Incluso Jesús dice en Mateo 6-22-23: “La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?”, entonces la idea de un ojo espiritual no es una idea nueva.

Esto no es la prueba de que la glándula pineal sea un ojo espiritual capaz de ver otras dimensiones, es una prueba científica de que tiene el potencial biológico para ser un ojo real. Ahora tenemos una prueba científica contundente para establecer que la glándula pineal es un tercer ojo y podemos comenzar a especular por qué se desarrolló y si tiene un objetivo de importancia espiritual.

Por ejemplo, mucha gente que ha tenido experiencias extracorporales relata una cuerda de plata que une su cuerpo astral a su cuerpo físico localizada en medio de los ojos o detrás de la cabeza, donde la glándula pineal estaría. ¿Podría ser que nuestro cuerpo astral, que existe en nuestro cuerpo físico, aún tiene el acceso a dimensiones superiores, recibe la información de reinos psíquicos y espirituales en forma de fotones e imágenes, que entonces son despedidos bajo la cuerda de plata en la corteza visual del cerebro donde son procesados por los fotoreceptores de la glándula pineal? ¿La glándula pineal es un poco de televisión para mundos no vistos al ojo biológico? Con la prueba científica de que esta glándula puede funcionar como un ojo, ahora tenemos avenidas abiertas a la especulación.

Lamentablemente, la glándula pineal puede calcificarse con metales pesados y flúor, que puede restringir su función biológica como un productor de melatonina (que regula ciclos de sueño) y también puede inhibir la función psíquica o espiritual que pueda tener.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s