Ayahuasca y dimensiones alternativas de realidad


Una dimensión es una gama de frecuencias electromagnéticas que está definida por la capacidad biológica de cada uno para percibirla. El espectro visible de la luz es ejemplo de un aspecto de una dimensión de realidad. Cualquier cosa por encima del espectro visible, como el ultravioleta, por ejemplo, podría existir en otra dimensión, porque no puede ser percibido por nuestros ojos bajo circunstancias normales. Nuestro espectro auditivo se combinaría con muestro espectro visible, junto con los espectros de los demás sentidos para formar una dimensión de realidad global. Es en esta la dimensión en la que la mayoría de nosotros se desenvuelve durante su vida entera. Ocasionalmente, quizás tengamos alguna experiencia que puede ser descrita como de otro mundo, o interdimensional, pero normalmente la descartamos dándola por hecho como una extraña anomalía y continuando en nuestra dimensión de realidad “normal”. Todos  hemos experimentado de cerca otras dimensiones de realidad cada noche, cuando soñamos, pero no tendemos a prestar mucha atención a esas dimensiones.

Ayahuasca es una antigua medicina que fue perfeccionada hace más de diez mil años por los chamanes indígenas de la selva amazónica. Es la combinación de dos plantas, que al cocinarse juntas producen un elixir que permite al sistema biológico percibir más que la dimensión “regular” de realidad.  Las dos plantas que están combinadas son típicamente un caldo también llamado ayahuasca, científicamente conocido como banisteriopsis caapi, y las hojas de una variedad de plantas, pero más comúnmente chacruna, científicamente identificada como psychotria viridis. Es interesante notar que se necesita la combinación de estas dos plantas para que el medicamento tenga el efecto adecuado, y con más de sesenta mil especies de plantas en la selva amazónica, sería muy poco probable que las tribus indígenas de la selva simplemente llegaran a la combinación por accidente.

Los ingredientes activos en el brebaje ayahuasca son harmalina, harmina, y tetraharmina, que son todas conocidas por la ciencia moderna como inhibidores de la MAO, lo que significa que evitan que el cuerpo produzca una enzima llamada Monoamino Oxidasa. Esta enzima normalmente descompone el ingrediente activo en las hojas de la planta chacruna, que es Dimetiltriptamina, y por lo tanto, hace que sea inactivo. Pero, debido a la presencia de los inhibidores de la MAO, la Dimetiltriptamina, o DMT, se mantiene activa y viaja hasta el cerebro, donde estimula a la glándula pineal para producir su propia DMT. Sé que esto puede sonar un poco confuso, pero es importante destacar la ciencia de todo antes de llegar a las cosas buenas. La glándula pineal es una glándula muy importante en el cerebro, es a menudo llamada tercer ojo, es la responsable de la regulación de la vigilia y el sueño. Así, la ayahuasca es un medicamento que estimula una glándula en el cerebro que regula el sueño, que tiene lugar en otra dimensión de la realidad.

Lo que hace la ayahuasca es un poco díficil de describir sin seguir una línea espiritual. Plantea la propia sensibilidad a la luz para incluir luz más allá del espectro visible, permitiendo así que las personas que ingieren ayahuasca logren ver más de la realidad de lo que normalmente se puede. También pueden también oír más de la realidad y sentir más de la realidad. Por lo tanto, pueden existir en una dimensión ampliada de la realidad. Sus sueños pueden también volverse parte de esta realidad, sin que necesiten estar dormidos para tenerlos, y porque son conscientes durante esta experiencia, que son capaces de controlarse a sí mismos en esos inusuales estados interdimensionales.

Esto a es a lo que le llamo chamanismo, el movimiento y manipulación de estados interdimensionales de realidad para lograr un cambio en la llamada dimensión “normal” de la realidad, a la cual volvemos después de que la experiencia con ayahuasca haya terminado.

Imagina que estás en una habitación oscura. Tienes los ojos abiertos pero no puedes ver nada. Porque no puedes observar nada, ¿Eso significa que no hay nada allí? Por supuesto que no. Ahora, imagina colocarte lentes de visión nocturna. De repente, puedes ver mucho más de lo que podías antes. ¿Estás alucinando? Para nada, estás expandiendo tu capacidad para ver y, por tanto, percibir lo que estaba allí, pero no era visible previamente. Esta es una buena forma de considerar la ayahuasca. Tomar ayahuasca es como colocarse lentes de visión nocturna, solo que es un poco más complicado que eso. En su lugar los llamo anteojos interdimensionales, pero el principio es el mismo. Esta medicina sagrada que ha sido utilizada por miles de años por los indígenas de la selva amazónica te permite ver más de lo que está allí, pero no era visible previamente.



¿Qué hay allí? Esa es la parte más asombrosa de todo. Lo que hay allí son espíritus, entidades vivientes con personalidades y características, solo que vibran en frecuencias de luz que están más allá de nuestras limitaciones biológicas. De hecho, también somos espíritus. Es aquí donde el término dimensión espiritual se vuelve particularmente pertinente, ya que literalmente hay mundos que existen más allá de nuestra comprensión perceptiva. Lo que podemos ver, escuchar, oler, saborear, y sentir representa menos del uno por ciento de lo que realmente está ahí fuera. Sería muy tonto de nuestra parte pensar que podemos confiar sólo en nuestros sentidos limitados para comprender la totalidad de la realidad. Cuando bebemos ayahuasca, obtenemos una visión de qué más hay ahí, cuánto más hay, y lo verdaderamente poco que sabemos sobre ello.

Por eso insto a considerar el apoyo a la preservación de las tradiciones chamánicas de todo el mundo, es por ello que los chamanes de las comunidades indígenas del mundo son los verdaderos científicos de nuestra civilización. Sin ellos, perderemos gran parte de la información más valiosa que la raza humana ha invertido los últimos cincuenta mil años en recoger, recopilar y convertir en la ciencia que es el chamanismo. La ciencia sagrada del espíritu medicinal de la planta puede curar cualquier enfermedad, sin embargo, consideramos que es alternativo y lo que es peor, primitivo. La ciencia moderna no tiene ni idea en comparación con los chamanes.

Vía Truth Theory

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s