Estudio: no hay vínculo entre psicodélicos y trastornos de salud mental

1871720867

Dos estudios recientes han mostrado que no hay conexión entre el uso de drogas psicodélicas y trastornos de salud mental, desafiando populares narrativas políticas y de los medios. En cambio, ciertas sustancias psicoactivas en realidad pueden ayudar a combatir el daño de enfermedades mentales y prevenir intentos de suicidio.

Un estudio publicado en la edición de marzo de la Revista de Psicofarmacología por un equipo en la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología comparó el uso reportado de LSD, psilocibina, y mescalina en la Encuesta Nacional del Uso de Drogas y Salud de los Estados Unidos con varios indicadores de enfermedad mental. No encontraron conexión entre el uso de drogas y daño psicológico.

“Fallamos a la hora de encontrar asociaciones entre el uso de psicodélicos y serio peligro psicológico en el último año, recibiendo o necesitando tratamiento de salud mental, depresión, ansiedad, o pensamientos o comportamiento suicidas en el último año,” el estudio concluye. “En cambio, el uso de psicodélicos estuvo asociado con una disminución de tratamiento psiquiátrico.”

Mientras que el LSD en particular es notorio por supuestamente causar flashbacks, los investigadores no encontraron ninguna correlación y señalaron que fenómenos visuales ocasionales son comunes en la población general, se trate de gente que haya usado psicodélicos o no.

“Los psicodélicos son psicológicamente intensos, y muchas personas le echarán la culpa a una experiencia psicodélica por cualquier cosa que les pueda suceder por el resto de sus vidas,” el autor del estudio Teri Suzanne Krebs le dijo a Nature.

Los autores notaron que excluyeron otras sustancias psicoactivas del estudio porque actúan en diferentes partes del cerebro que LSD, psilocibina, y mescalina, y algunos — como ketamina o PCP — se sabe que causan daño.

Otro estudio recientemente publicado en la Revista de Psicofarmacología también buscó vínculos entre psicodélicos, angustia psicológica, y suicidio. Los autores descubrieron que el uso “clásico” de psicodélicos en realidad redujo ritmos de angusta así como pensamientos suicidas, planes, e intentos.

“Estos hallazgos indican que los psicodélicos clásicos pudieran ser prometedores en la prevención de suicidios, apoyando la perspectiva que el estado legal más altamente restringido de los psicodélicos clásicos sea reconsiderado para facilitar el estudio científico, y sugiriendo que más investigaciones clínicas extensivas con psicodélicos sean garantizadas,” el estudio concluye.

Estos nuevos estudios se desarrollaron a partir de previas investigaciones que cuestionan vínculos positivos entre sustancias psicoactivas y enfermedades mentales. Los mismos científicos noruegos publicaron un reporte de 2013 en Plos One que observó data de los Estados Unidos más temprana y tampoco encontró relación entre problemas de salud mental y el trio LSD, psilocibina, y mescalina. De hecho, un cuerpo creciente de estudios han mostrado que los psicodélicos pueden ser efectivos al tratar padecimientos como depresión, ansiedad, trastorno obsesivo-compulsivo, y trastorno por estrés postraumático.

La investigación no supone que LSD, psilocibina, y mescalina nunca puedan causar efectos adversos en los individuios, solo que la data no respalda nociones de ningún daño generalizado o concomitante. Desafortunadamente, la histeria y una mentalidad hacia la guerra contra las drogas han dominado la corriente principal sobre los psicodélicos por décadas, resultando en la prohibición federal que prohibe el consumo así como la investigación sobre sus beneficios terapéuticos. La evidencia continúa creciendo de que la narrativa convencional de los psicodélicos que los pinta como drogas peligrosas y dañinas entiende todo lo contrario.

“Reemplazando miedo y estigma con hechos científicos envolviendo los riesgos de los psicodélicos, estudios como estos están ayudando a crear oportunidades para una nueva ola de investigación sobre sus verdaderos riesgos y beneficios,” Brad Burge, el director de comunicación para la Asociación Multidisciplinaria para Estudios Psicodélicos (MAPS) le dijo a Reset. “Los resultados del estudio fuertemente apoyan el avance de investigación en terapia psicodélica y el desarrollo de enfoques de salud pública más efectivos hacia el uso de drogas como una alternativa a la prohibición.”

Via Reset.me

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s