La psilocibina desactiva parte del cerebro que causa depresión — pero leyes actuales interfieren con investigaciones

psilocybin

Hablando en la Breaking Convention, una conferencia de tres días realizada en Londres que aspira explorar los beneficios de drogas psicodélicas como medicinas, entre otros tópicos, el Profesor David Nutt me habló sobre sus preocupaciones sobre cómo la ley está interfiriendo con la investigación médica y por qué el LSD aún es un niño problemático.

El Profesor David Nutt es para la ciencia de las drogas lo que David Attenborough es para el mundo natural. Un renombrado neuropsicofarmacólogo basado en Imperial College, Londres, el Profesor Nutt es conocido por desatar debates alrededor de las drogas ilegales y políticas gubernamentales. Es una de las pocas voces para la comunidad psicodélica y aquellas sustancias ilegales que habla cándidamente sobre las drogas usando la ciencia para defender lo que dice.

Oyéndolo hablar en la Breaking Convention sobre cómo las leyes están haciendo muy dificil estudiar drogas psicodélicas hace ver como si la raza humana está ignorando algo: un gran salto para la medicina que los políticos son felices de esquivar. Cuando la idea de que psicodélicos como el LSD y psilocibina (el compuesto encontrado en los hongos mágicos) pueden ser usados para tratar una variedad de trastornos mentales tales como adicciones, ansiedad, y depresión, ¿por qué no querrías adentrarte en la madriguera del conejo de la investigación y ver hacia dónde te lleva?

Envuelto en cinta roja y una mala reputación política, el LSD fue ilegalizado en el Reino Unido en 1966. Rueda hacia adelante casi medio siglo y los políticos siguen sin cambiar su posición sobre lo que pudiese ser la droga maravillosa para la práctica terapéutica, a pesar de los hallazgos positivos que se han producido.

“Los políticos sienten este temor peculiar por el LSD,” afirma el Profesor Nutt. “Albert Hofmann [el científico suizo quien fue el primero en sintetizar la droga en 1938] dijo que el LSD era su “niño problemático.” No hay duda de que sigue siendo un niño problemático para muchos políticos por razones que son históricas, basadas en ignorancia y desinformación.”

La opinión pública sobre la droga, la cual está notoriamente asociada con la cultura hippy, pinta una imagen distinta donde los psicodélicos son más socialmente aceptables de los que el gobierno nos lleva a creer.

“Una de las cosas interesantes sobre los psicodélicos es que hay una cantidad enorme de simpatía en el público general para su uso, particularmente como medicinas,” explica el Profesor Nutt. “Muchas personas se sienten enojadas por el hecho de que han sido negadas al público como medicinas por más de 50 años. Mi propia visión es que esta es la peor censura de la medicina e investigación clínica en la historia del mundo. Si realmente quieres usar [psicodélicos] como medicina, es importante tener una sólida base científica.”

El Profesor Nutt y su equipo han estado ocupados siendo pioneros en el uso de técnicas llamadas “brain imaging” (escaneo cerebral) para explorar cómo los psicodélicos trabajan en el cerebo. Han realizado tres estudios con psilocibina y acaban de completar el primer estudio de escaneo cerebral con LSD, y los resultados son emocionantes para los científicos, doctores, y pacientes.

“Hemos [descubierto] que estas drogas tienen efectos bastante profundos, por ejemplo, desactivan la parte del cerebro que causa depresión. Ahora estamos haciendo pruebas usando psilocibina para tratar la depresión porque pensamos que donde los tratamientos convencionales fallan, la psilocibina pudiera funcionar.”

Pero incluso a pesar de que el resultado de estas pruebas ha sido prometedor, los obstáculos para esta investigación siguen presentes. El reto más grande y obvio es que estas drogas son ilegales. Sólo una pequeña cantidad de hospitales en el Reino Unido tienen permiso para guardar drogas como cannabis y psilocibina, lo que significa que el Profesor Nutt y su equipo pueden pasar años de tiempo valioso obteniendo permisos extra para hacer su trabajo.

“El ensayo de depresión tomó tres años en pasar todas las regulaciones diferentes. Gastamos casi todo el dinero que teníamos sólo en obtener la droga y pasar todas esas regulaciones,” explica el Profesor Nutt.

Cuando consideras que un ensayo de drogas normal pudiese tomar seis meses en comenzar, la investigación con psicodélicos es muy costosa—al menos diez veces la de esas pruebas. Y el dinero no llega de manera fácil. Como el gobierno del Reino Unido se atiene a esta línea de investigación, el financiamento de la multitud ha sido una de las opciones para reunir dinero para esta investigación. Pero cuando hay vidas en juego, ¿no es hora de que el gobierno girase sus cabezas y afinase sus oídos, en vez de echarse para atras cada vez que oyen que estas así llamadas “drogas peligrosas” realmente pudieran ser útiles?

“El mundo necesita despertar al potencial de drogas como el LSD y psilocibina, y tambíen el cannabis,” afirma el Profesor Nutt. “Estas drogas tienen un enorme potencial. Cada día que pasa con estas drogas siendo ilegales, hay pacientes que sufren; pacientes que están cometiendo suicidio porque no están siendo tratados por sus depresiones o por sus dolores. Así que es una prioridad para la medicina en el mundo cambiar estas leyes.”

Via Reset.me

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s